Queridas familias:

Después de un año, que jamás olvidaremos, porque fue el comienzo de esta pesadilla que cambió nuestro mundo, pero que poquito a poco parece que se está acabando, he querido dejaros estas palabras llenas de agradecimiento, alegría y de ilusión. El viernes 18 de junio tuve la suerte de disfrutar de mi comida de despedida y me siento muy feliz de haber cerrado esta etapa tan importante de mi vida.

Hace 36 años que empecé esta aventura de ser maestra con la mayor ilusión del mundo, la misma que me ha acompañado durante todo este tiempo. Y en el año 2005 comencé el gran desafío de la puesta en marcha y de la dirección de nuestro colegio de “La Romanilla”. Y de la nada, le di vida a un Proyecto Educativo que nacía, tímidamente al principio, pero que era un reto, que estaba lleno de ilusiones.

Si hay un rasgo que nos ha caracterizado, ha sido siempre el compromiso de todo el Claustro de trabajar en la misma línea, en el mismo camino, contando en todo momento con vuestro apoyo y vuestra colaboración. Estoy segura de que ese ha sido nuestro éxito.

Me siento muy orgullosa de haber dirigido nuestro “cole” durante 15 años y sobre todo, me siento llena de alegría de haber tenido la oportunidad de convivir con tantos niños y niñas, y de haber compartido experiencias, risas, llantos, en infinidad de momentos inolvidables.

¡Ha sido hermoso todo lo que he vivido!

error: Content is protected !!