Con el 25N hemos aprendido que no queremos a nuestro lado a personas que nos hagan sentir pequeñas o que nos roben la sonrisa. Queremos puertas violetas llenas de cosas bonitas: queremos besos, caricias y decirnos muchas veces lo mucho que nos queremos y amamos. 

También hemos aprendido que hay personas que no escuchan la música pero sí pueden verla, bailarla y disfrutarla.

Queríamos aportar desde nuestra parcela mucho amor para acabar con la violencia contra la mujer.

Besos violetas de la clase de 5 años del CEIP La Romanilla. 

error: Content is protected !!