Historia

Nuestro solar:

En el terreno donde hoy se encuentra el Colegio "La Romanilla" , había tres fincas colindantes cuyos propietarios eran : Martín Martín González , Francisco Martín López , Manuel Marín Salinas y Antonio Navarro.

En la finca había una balsa y una noria de agua , la cual era muy salitrosa. Lo que más se cultivaba era maíz y alfalfa . Su entorno estaba rodeado de higueras y palmeras. Las huertas desembocaban  en la Cañada Real de la Costa , hoy en día paseo marítimo .

El porqué del nombre de "La Romanilla":

"La Romanilla" es la denominación que se le da a una zona de Roquetas de Mar que colinda con el mar , donde está ubicado nuestro colegio  que lleva el mismo nombre. 

Según consta en algunos documentos , a mediados del siglo XVIII , existía en Roquetas una hermandad que se llamaba "Las Ánimas" . Ésta hermandad  ,parece ser ,  tenía una casa situada a la entrada de "El barrio de abajo" ( hoy "Barrio Bajo") en la cual estaba la romana que se menciona en distintos documentos y que sería el motivo de que existiera una calle llamada "La Romanilla".

Dicha romana ( instrumento para pesar con dos brazos desiguales) tenía como función hacer el pesaje del esparto , la sal , el pescado y  el mineral de plomo que se extraía en las minas de La Envía , Felix , Enix y las de El Marchal de Antón López. Los beneficios que se obtenían por el cobro del tanto porciento de los pesajes , eran destinados a la hermandad mencionada .

Alrededor de la romana de pesaje  , se construyeron una serie de almacenes donde se guardaba el género pesado hasta su embarque  , que se solía hacer por la playa de "La Romanilla" y la playa de "Los Bajos" .Esos almacenes estaban situados en las que hoy son las pequeñas urbanizaciones en las que vivimos.

La hermandad de "Las Ánimas" desapareció sobre el año 1.842.

Ésta información ha sido recopilada por las familias de : Andrea García González , Francisco Javier Hernández , María Muñoz Hernández , Camila Tadei Contigiani  ,  Miguel Ángel García González y Nora y Quique Jordán Gómez.

Nuestro agradecimiento a Dº. Gabriel Cara González , Historiador e investigador local.